Pésaj y la institución de la Eucaristía


Este año la denominada Semana Santa cristiana coincide con la fiesta de Pésaj, la Pascua judía. A lo largo de dos mil años todo lo bueno de la historia de Jesús ha sido desjudaizado por la Iglesia y todo lo judío, diabolizado. Por eso, muchos cristianos no conocen la estrecha relación que guardan estas dos festividades. La institución de la Eucaristía en la Ultima Cena, así como otros muchos ritos cristianos, tiene su origen en el judaísmo.

Pésaj es la festividad en la que los judíos conmemoran la salida de Egipto que relata el libro bíblico de Éxodo. Con mano fuerte y brazo extendido el pueblo de Israel fue sacado de la esclavitud y pasó a ser un pueblo libre en su tierra. Jesús, el rabí de Nazaret, ordenó a sus discípulos hacer los preparativos para la Pascua, tal y como está escrito:

"Llegó el día de los Ácimos, cuando había que sacrificar el cordero pascual, y Jesús envió a Pedro y a Juan diciéndoles: -Id y preparad la cena de Pésaj" (Lucas 22:7-8).
Pésaj es una fiesta que requiere una preparación previa. La cena de alabanza -el Séder- está determinada por unas normas que la tradición ha reagrupado en la llamada Hagadá o Relato de Pésaj. Ese mismo orden* fue respetado por Jesús y sus apóstoles durante la celebración del Séder, que más adelante recibiría el nombre de Última Cena.
"Durante la cena Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio (a sus discípulos) diciendo: -Tomad, esto es mi cuerpo. Después tomo un cáliz, dio gracias, se lo pasó a ellos y bebieron todos de él. Y les dijo: -Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que será derramada por todos. Os aseguro que ya no beberé más más de este fruto de la vid hasta que beba un vino nuevo en el Reino de Dios. Después de haber cantado los himnos, salieron hacia el Monte de los Olivos" (Marcos 14:22-26).
Leemos en el Nuevo Testamento que, tal y como estipula la tradición judía, Jesús realizó durante la cena de Pésaj las bendiciones del pan (pan ácimo o matzá) y del vino. Ese momento ha sido bautizado por el cristianismo como el momento de la institución de la Eucaristía. Jesús parte un trozo de matzá (siguiendo el orden del Séder), lo bendice, lo reparte entre los apóstoles y les ordena "hacer esto en memoria mía" (Lucas 22:19). Y del mismo modo hace con el vino, presente en todas les festividades judías. Posteriormente reza los salmos de Halel y se retira al Monte de los Olivos, donde tendrá lugar la trágica traición de Judas.

La Santa Misa de la Iglesia Católica es el ritual en el que se ofrece el sacramento eucarístico, instituido por Jesús durante la celebración de su último Pésaj. Ello explica el hecho de que en la Misa** estén presentes los mismos elementos que en la Pascua judía: el pan ácimo y el vino. La
hostia tiene su origen indudable en la matzá.

Acercándonos a un ambiente de diálogo interreligioso, podríamos considerar a la Misa como el Pésaj diario de los cristianos.

* Si bien por aquel entonces el Séder no era exactamenter igual al que celebran los judíos de hoy en día, al que se le fueron incorporando tradiciones posteriores a lo largo de los siglos, no hay duda de que la cena realizada por Jesús cumplía con todos los requisitos halájicos de su época.

** Santa Cena (o Cena del Señor) en las congregaciones protestantes.

¡Feliz Semana Santa y Jag Pésaj Sameaj!

5 comentarios:

Miraculosa Miró dijo...

Igualmente!

Esther dijo...

Pesaj? Por qué Pesaj?
Acaso no bendecimos el pan y el vino cada Shabbat dos veces?
Acaso no bendecimos el pan y el vino cada vez que bebemos vino o que comemos pan?
Beber vino en aquel tiempo seguramente no sería una cosa cotidiana tener un pan que no estuviera partido seguramente tampoco sería una cosa cotidiana
Normalmente se horneaba una vez a la semana
De ahí a inferir que fuera Pesaj hay un abismo.
El hecho de que los cristianos celebren su Pascua en la época en que nosotros celebramos Pesaj no responde a un hecho histórico sino a oportunismo religioso
Era una manera de intentar que los judíos que estaban próximos al cristianismo dejaran de celebrar Pesaj
De hecho los historiadores dudan de que Jesús muriera en los dias cercanos a la Pascua.
Probablemente aquello fue sólo una cena. Con mucha suerte quizás fue una cena sabática. Inferir que el pan era ácimo me parece un salto mortal

Ariel Kanievsky dijo...

Ningún historiador duda de que Jesús muriese en los días cercanos a Pésaj. Es más, si hay algo en lo que se ponen de acuerdo prácticamente todos los que estudian la figura histórica de Jesús es, precisamente, que si se encontraba en Jerusalén los días previos a su muerte era para celebrar la festividad de Pésaj.

Tenemos varios datos que confirman que la última cena de Jesús era la cena de Pésaj. Expongo algunos de ellos:

- Jesús y sus discípulos habían peregrinado a Jerusalén, algo que solamente hacían para festejar las fiestas.

- Los evangelios sinópticos mencionan con claridad a la fiesta de los Ácimos (Mateo 26:17, Marcos 14:12, Lucas 22:7).

- Los evangelios sinópticos mencionan con claridad que la fiesta era la Pascua (Mateo 26:19, Marcos 14:16, Lucas 22:13).

- Marcos describe la fiesta como "la fiesta de los panes sin levadura" (Marcos 14:1).

- Todos los días Jesús se retiraba a Betania para pasar la noche en casa de su amigo Lázaro, pero aquel día se quedó en Jerusalén. De este modo cumplió con el requisito halájico de comer el cordero asado dentro de la misma ciudad.

- Las autoridades romanas solían otorgar amnistía a un preso judío con motivo de la fiesta de Pésaj (hecho confirmado también en la literatura rabínica).

Por tanto, el hecho de que los cristianos celebren su Pascua en la época en que los judíos celebran Pésaj efectivamente responde a un hecho histórico.

Al respecto te invito a leer los trabajos de dos historiadores israelíes, profesores de la Universidad Hebrea de Jerusalén:

David Flusser: Jesús en sus palabras y en su tiempo.

Shmuel Safrai: Peregrinación en la época del Segundo Templo.

Salud.

Sara Turrión Mansilla dijo...

Qué bien hablas, Ariel! :D

Lior dijo...

D'acord amb la Sara! I escrius i documentes!
Khag Pésakh Sameakh!

Publicar un comentario