Métodos de sepultura en el judaísmo (I): la época del Primer Templo

La sepultura en el judaísmo es halajá. Y esta obligatoriedad de sepultar a los muertos ha acompañado al pueblo judío a lo largo de toda su historia, desde la época de los patriarcas. Lo primero que hace Abraham cuando muere su esposa Sara es buscar un lugar para enterrarla: "Sara murió en Kiriat Arbá, también conocida como Hebrón, en la tierra de Canaán. Abraham vino a exaltar a Sara y a llorar por ella. Abraham se levantó de al lado de su muerto, y habló a los hijos de Jet. Soy un inmigrante y un residente entre ustedes –dijo–. Véndanme una propiedad para un lugar de sepultura con ustedes de modo que pueda yo enterrar a mi muerto" (Génesis 23:2-4).

Pero a pesar de la la importancia de la sepultura en el judaísmo, o tal vez debido a ello, el pueblo judío no siempre ha enterrado a sus muertos de la misma manera. Y en cada época diferente de la historia los judíos se han visto en la necesidad de adaptar el método de entierro a las condiciones políticas, sociales y religiosas que les rodeaban. De este modo, podemos distinguir hasta cuatro técnicas distintas de sepultura que se corresponden a los grandes periodos históricos del pueblo de Israel: época del Primer Templo; época del Segundo Templo; época de la Mishná y el Talmud; época de la Diáspora (hasta la actualidad).

Durante la época del Primer Templo el principal método de entierro consistía en cuevas mortuorias familiares. Se excavaban cuevas en estructuras de roca. Dentro de cada cueva había una habitación que contenía pequeñas plataformas de piedra alrededor de la pared en las cuales se apoyaban los cadáveres. Con el paso del tiempo el cuarto se iba llenando, y llegaba un momento en el que ya no quedaban bancos libres para colocar más cuerpos. Cuando esto sucedía, liberaban espacio arrastrando los huesos a una fosa común que generalmente se encontraba en la entrada de la cueva. Y así sucesivamente. El arqueólogo Gabriel Barkay, que dirigió las excavaciones en Katef Hinom (una necrópolis de Jerusalén de la época del Primer Templo), decidió bautizar este sistema de sepultura con el nombre de maasefá, que podría traducirse por repositorio. Según Barkay, la expresión bíblica neesaf el abotav (fue reunido junto a sus padres) hace referencia a este método de enterramiento propio de la época.

Cueva mortuoria familiar en Katef Hinom (Jerusalén)
de la época del Primer Templo
 
La manera en la que los judíos enterraban durante la época del Primer Templo estaba íntimamente relacionada con la creencia en la resurrección de los muertos. Se creía que la resurrección, cuando ésta se produjese, sería una resurrección colectiva. Y esta creencia se refleja claramente en la profecía de los huesos secos del Tanaj (Ezequiel 37), en la que todos los huesos se levantan juntos y recobran vida.
 
En una de las cuevas mortuorias de Katef Hinom fueron hallados en una maasefá huesos de hasta 69 personas diferentes. Si todos los muertos resucitan al mismo tiempo, tal y como se creía, no es necesario enterrar cada cuerpo por separado y la sepultura individual, al menos en la época del Primer Templo (siglos X-VI a. C.), no tiene ninguna relevancia.
 
Tumbas de la época del Primer Templo
en el Valle de Hinom (Jerusalén)
 
Posts relacionados:

7 comentarios:

Unknown dijo...

¿Cómo se supo que los cadáveres que encontraron en dicha tumba pertenecían a judíos?

Ariel Kanievsky dijo...

Según la arqueología, las tumbas datan de la época de los reyes de Judá, cuando Jerusalén era la capital del reino y la mayoría de sus habitantes eran judíos. Asimismo, en una maasefá (fosa familiar) de Katef Hinom fueron hallados varios rollos de plata que contienen, en alfabeto hebreo, las inscripciones bíblicas más antiguas descubiertas hasta la fecha (siglo VI a. C.). Una de las inscripciones contiene la famosa bendición de los sacerdotes (birkat cohanim) y el nombre de Dios de cuatro letras: YHVH.

Unknown dijo...

Ya veo. Me surge la duda de si la forma de enterrar a los muertos es una halajá de oraita. Si es así, y los judíos del primer templo no la respetaban, el judaísmo de oraita sería pura invención rabínica posterior y no existía tal cosa como la transmisión generacional de la Torah SheBijtav desde Har Sinaí hasta nuestros días.

Ariel Kanievsky dijo...

Sepultar a los muertos es una mitzvá de oraita. La técnica de sepultura es de rabanán, y por eso puede ser modificada para adaptarla a las necesidades de cada generación.

Unknown dijo...

Gracias. Estaba casi seguro que la obligación de enterrar el cadáver directamente en la tierra era de oraita. Años atrás, durante una visita al museo Israel, recuerdo una discusión entre el guía y el rabino jaredí q nos acompañaba luego q el primero nos mostrara osarios y dijera q así se enterraban los judíos en x época. Muy buen post, me llamó la atención especialmente pq la técnica de sepultura descrita coincide casi exactamente a la de muchos mausoleos de familias ricas en cementerios goy en Chile, incluyendo lo de la fosa común al faltar espacio. Saludos -isreal1948 *Antes quise decir torah shebealpé en lugar de bijtav.

Ariel Kanievsky dijo...

Enterrar a los muertos directamente en la tierra es una takaná de rabanán de la época de las escuelas talmúdicas de Babilonia, a partir del siglo IV d. C. (tema tratado en el cuarto post de la serie de sepultura judía). La tradición de los osarios corresponde a la época del Segundo Templo (tema del siguiente post).

Muy interesante lo que comentas de los mausoleos en Chile. Es evidente que las necesidades humanas muchas veces propician que puedan desarrollarse culturas parecidas en sociedades que no tienen ninguna relación entre sí.

Unknown dijo...

MI RESPETO A CADA UNO DE LOS QUE ESTÁN COMENTANDO ACERCA DE COMO ENTERRAR A LOS MUERTOS Y MI SALUDO AQUELLOS QUE LO VAN HACER
BUENO LO CIERTO ES QUE EL DÍA DE LA RESURRECCIÓN TODOS LO QUE VAN A RESUCITAR LO HARÁN CON UN CUERPO INCORRUPTIBLE QUE NO IMPORTA QUE ALGUIEN HALLA PERDIDO UN BRASO, UNA PIERNA, O QUE LO HALLAN ENTERRADO EN UN CEMENTERIO COMÚN EN LA TIERRA, EN EL DESIERTO, O EN UNA FOSA COMÚN, ESE DIA NO VA AR RESUCITAR UN CUERPO CORRUPTIBLE SINO UN CUERPO INCORRUPTIBLE.
LO QUE ESTOY DUDOSO DE CREMAR A LOS MUERTOS COMO HAN HECHO CON MUCHAS PERSONAS
DE ENTERARLO EN LA TIERRA O EN UN NICHO. PERO DE ALGO ESTOY SEGURO ES QUE NO IMPORTA EL LUGAR, EL COMO MURIÓ, VA A RESUCITAR CON UN CUERPO DIFERENTE. ALMENO QUE NO VERA MUERTE POR QUE LA MUERTE NO VA A ASISTIR MAS. Y ESO ES BUENO NI EN EL CIELO HABRÁ MUERTE NI EN EL INFIERNO. TODOS VAN A RESUCITAR. GLORIA A DIOS.

Publicar un comentario