Esclavos fuimos

"En cada generación debe el hombre verse a si mismo cómo si él hubiese salido de Egipto".



¡Moadim le simjá!
¡Feliz Pésaj!

La Fiesta de la Primavera

En una semana comienza la fiesta de Pésaj (Pascua judía), en celebración del Éxodo del pueblo judío de Egipto. La fiesta es conocida también con otros tres nombres: Fiesta de los Panes Ácimos (Jag Hamatzot), Fiesta de la Libertad (Jag Hajerut) y Fiesta de la Primavera (Jag Haaviv). Quiero dedicar este post al último. ¿Por qué fiesta de la primavera? Podemos atribuirle significados simbólicos, la salida de Egipto como el nacimiento del pueblo y bla bla bla. O podemos mirar a nuestro alrededor y quedarnos con el significado literal. Es la mejor época del año para admirar la flora silvestre local:

La rakefet en hebreo o el ciclamen en español, es la flor nacional de Israel. Florece en otoño, pero aún se la puede apreciar en esta época del año. Cuenta la leyenda sobre el Rey Salomón que tenía la habilidad de hablar con las plantas, tras consultar con todas las flores eligió a la rakefet como modelo para el diseño de su corona real, no sólo por su belleza sino por su humildad. La rakefet está en grave peligro de extinción, arrancar la flor puede ser penalizado con una cuantiosa multa. Pocos saben que nuestra flor nacional, viene nada menos que de nuestro actual peor enemigo: Irán. Es conocida también como violeta persa, por tener su origen en la tierra de los ayatolás.


La kalanit en hebreo o la anémone en español. En esta época, cuando ya floreció hace tiempo y está mayorcita, se puede apreciar ese halo blanco que la distingue de otras flores rojas y le da su nombre, que se podría traducir del hebreo como "la pequeña novia". Las rojas son las más comunes y las hay a montones, pero hay un sinfín de variedades de todos los colores dispersas por el país, como éstas otras:

Foto tomada en el jardín botánico de la Colina de Tom y Tomer.


Mi favorita: la iajnuk hamidbar. No encontré el nombre en espanol, en inglés se llama desert broomrape (¿¿¿violación escoba del desierto???) Tomé la foto en el desierto de la Aravá. Ese color amarillo patito contrasta con los pocos arbustos verdosos que se pueden ver por el desierto. Es increible cómo pueden florecer tan espléndidas en medio de ese mar de arena, en un lugar tan inhóspito con tan severa falta de agua. Dos solitarios monumentos a la tenacidad y la supervivencia.


Y muchas más:



Ciutats maleïdes

Sinagoga de Cafarnaüm de l'època bizantina
(G. Colodro)

Seguint l'exemple de Sodoma, Jesús va maleir tres ciutats i, encara que no immediatament, aquestes tres ciutats van deixar d'existir. Són Corazín, Betsaida i Cafarnaüm.

"Ai de tu, Corazín! Ai de tu, Betsaida! Si a Tir i a Sidó s’haguessin fet els miracles que s’han fet entre vosaltres, ja fa temps que, en senyal de penediment, s’haurien posat cendra i roba de sac i s’haurien convertit. I tu, Cafarnaüm, et penses que seràs enaltida fins al cel? Al país dels morts, baixaràs! Perquè si a Sodoma s’haguessin fet els miracles que s’han fet dins teu, encara avui existiria" (Mateu 11:20-23).

Les tres ciutats maleïdes per Jesús es troben molt a prop geogràficament de la Mar de Galilea. Eren ciutats jueves a les quals Jesús constantment predicava i feia miracles. I s'enfada amb els seus habitants perquè no accepten l'Evangeli.

Durant els períodes romà i bizantí les tres ciutats van ser centres importants de la comunitat jueva, tal com s'observa en les sinagogues trobades a les excavacions arqueològiques de Cafarnaüm i Corazín. Però la maledicció de Jesús, si bé es va fer esperar diversos segles, finalment va arribar. L'any 749 d. C. un terrible terratrèmol va destruir gran part de Terra Santa. Moltes ciutats, entre elles les tres maleïdes per Jesús, van quedar sota terra i mai es van tornar a reconstruir.

Ruïnes de Cafarnaüm (G. Colodro)

Fins al dia d'avui aquestes ciutats romanen deshabitades. Únicament queden les seves ruïnes i restes arqueològiques, com a testimonis de la profecia complerta de Jesús de Natzaret. Ai de tu, Corazín! Ai de tu, Betsaida! Ai de tu, Cafarnaüm!

Beit Jamal

To enable English subtitles, click the subtitles button on the bottom right-hand corner.

Mi primo el elefante



Hola, me llamo Damán Roquero. No porque me guste el Rock and Roll, sino porque habito en las zonas rocosas. Hace tanto tiempo que vivo en Israel que hasta aparezco en el Antiguo Testamento:

"Los montes altos son para las cabras monteses; las peñas son refugio para los tejones." Salmos 104:18.

Incluso soy elogiado como uno de los cuatro seres pequeños del mundo más sabios que los sabios, junto a la hormigas, las langostas y las lagartijas. Puedo parecer indefenso, pero sé refugiarme muy bien:

"Los tejones, pueblo sin fuerza, que hace madriguera en las rocas." Proverbios 30:26.

Cómo han visto, en algunas traducciones aparezco como "tejón". En otras me llaman "conejo". Me ofende que me confundan con los bichos esos. Si van a compararme con otro animal que sea con mi primo el elefante. Así es, el elefante y yo descendemos de un antepasado común.

Igualito a mí.

Al igual que mi familiar paquidérmico, llevo los testículos por dentro. Por eso no es posible distinguirme a simple vista de una hembra. Los zoólogos tardaron en descubrir que vivimos en una sociedad matriarcal. Igual que con algunos humanos, sin que se note es la hembra quien domina. Aunque no lo diga la Biblia, quizás sea ese el secreto de nuestra proverbial sabiduría (nota: mi mujer me ha obligado a añadir esa oración).

Aunque estoy por todo Israel, desde el Hermón hasta el Neguev, no es tan fácil acercárseme. Guardo una distancia prudencial y si hay peligro me escondo entre las grietas. A veces me pueden ver en una roca alta, desde donde hago de centinela para alertar a la manada si se acerca algún depredador. Sin embargo en el Oasis de Ein Guedi, en la región del Desierto de Judea, me pueden avistar con facilidad. Ahí ya estoy acostumbrado a los humanos que vienen a pasear con sus guías turísticos que les cuentan sobre mí, no les temo. Los que menos me asustan son los judíos, porque tienen prohibido comerme, el Tanaj me señala expresamente como animal no kasher (Levítico 11:6 y Deuteronomio 14:7).

Si vienen a Israel no dejen de pasar a visitarme en Ein Guedi:

Cidade de Deus

Jerusalém é uma cidade sagrada para as três grandes religiões monoteístas.

Para os judeus:
Em Jerusalém fica o Monte Moriá, o lugar onde o Pai Abraham ia sacrificar a seu filho Issac. Mil anos depois, o Rei Davi conquistou a cidade de Jerusalém e a transformou na capital do seu reino, e desde então até hoje os judeus consideram a cidade de Jerusalém como a capital do Povo de Israel. O filho do Rei Davi, o Rei Salomâo, construiu o Primeiro Templo de Jerusalém no mesmo Monte Moriá onde Abraham quase sacrificou Issac. Ali foi construído também o Segundo Templo de Jerusalém pelos judeus que voltaram do Exílio da Babilônia, que depois foi ampliado pelo Rei Herodes. Os dois templos foram destruídos, o primeiro pelos babilônios e o segundo pelos romanos, mas os judeus acreditam que também o Terceiro Templo vai ser construído no mesmo local quando o Messias chegar.

O Sacrificio de Isaac

Para os cristãos:
Em Jerusalém aconteceram muitos episódios da vida de Jesus. Jesus foi apresentado no Templo de Jerusalém quando ele era um bebe. Quando ele tinha treze anos, discutiu no templo com os dotores da lei. Em Jerusalém Jesus passou a última semana da sua vida, a semana de Páscoa. Em Jerusalém ele pregou, ele fez milagres, ele foi prezo, julgado, condenado, crucificado, morto e o mas importante: os cristiãos acreditam que em Jerusalém ele ressucitou. Depois da ressurreição, ele subiu aos ceus do Monte das Oliveiras, e os cristãos esperam que ele volte do mesmo local.

A Ressurreição

Para os musulmanos:
Jerusalém foi a primerira "Kibla", a direção para onde os musulmanos rezavam, até que Maomé mudou a direção da reza para Meca. Segundo o Corão, Maomé subiu no cavalo com alas "Al-Buraq", e voo até "a mesquita mas distante", em árabe "Al Aqsa". Perto da mesquita subiu aos ceus e recebeu as rezas de Alá. Segundo a tradição posterior, o lugar da subida de Maomé foi em Jerusalém.

Al Buraq

El Domo de la Roca NO es la Mezquita de Omar

Esto NO es la Mezquita de Omar

El Domo de la Roca con su magnífica cúpula dorada es sin duda el edificio más llamativo de Jerusalén, se encuentra en el centro de la llamada explanada de las mezquitas, sobre el Monte del Templo. Muchos lo conocen también como la Mezquita de Omar. Un error muy extendido que desde Paseando por Israel nos proponemos erradicar:

  • El Domo de la Roca no es una mezquita, es un monumento. Indica el lugar donde según la tradición musulmana Mahoma subió en sueños al cielo para recibir las plegarias de Alá. Si bien hay una mezquita cerca, se trata de otra construcción: la Mezquita de Al-Aqsa, que se distingue a lo lejos por su cúpula plateada.
  • No es de Omar. El segundo califa, Omar Ibn Al-Jatab, gran guerrero responsable de la rapidísima expansión del islam en sus inicios, durante el período del Califato Rashidún, conquistó Jerusalén en el año 637 y murió en el año 644. En cambio el Domo de la Roca fue construido décadas más tarde, en el año 691, por el califa Abd al-Malik ibn Marwan del Califato Omeya.
  • La Mezquita de Omar es otro edificio en otra ubicación. Se encuentra en la callejuela Santa Helena, a pocos pasos del Santo Sepulcro. La entrada a la mezquita suele pasar desapercibida por los visitantes que cruzan el mercado árabe, saliendo de la iglesia en dirección a la Puerta de Jaffa.

Esto SÍ es la Mezquita de Omar

Según la tradición, el Patriarca de Jerusalén llamado Sofronio aceptó rendir la ciudad al ejército árabe a condición de que Omar en persona la tomara. Luego de entrar a Jerusalén, el califa fue invitado por el patriarca a rezar en el Santo Sepulcro. Omar rechazó la invitación para impedir que el sitio se convirtiera en sagrado para los musulmanes y tuviese que ser incautado a los cristianos, prefirió postrarse fuera de la iglesia. La Mezquita de Omar conmemora el lugar donde oró el califa.